A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

19 de marzo de 2012

Programas basura, más de lo mismo


El eterno vocero de los amarillos pesoistas, Pizarro para los amigos, defiende la “apuesta por la educación y la formación en Andalucía”; “Son claves, señaló, para el desarrollo económico” sin aclarar a quien o quienes les desarrollará su economía ni a qué educación se refiere.


Tampoco aclaró en su perorata electoral los motivos por los que, los colegios públicos isleños, Nuestra Señora del Carmen, el Juan Díaz de Solís, Cecilio Pujazón y Vicente Tofiño, deban más de 80.000 euros de luz y agua y ya les han llegado cartas en las que se anunciaba el posible corte del suministro.
Ni esta camaleónica momia política ni el Tri presidente gaviotero Loaiza nos aclaran los motivos del secular abandono de estas escuelas ni que intereses andan por medio para que los niños y niñas estén a punto de quedarse sin luz y agua en sus ruinosas instalaciones. Sus promesas electorales en educación, huelen a basura tanto como las que hacen sobre la creación de puestos de trabajo.

España está en recesión, dicen los popes del debe y el haber, el déficit ya esta fijado en algo más del 5%, todos vaticinan los seis millones de parados al final del año, el requetecopago ya es una realidad a euro la receta y en recortes de prestaciones, los profesores ven recortadas las vacaciones y los folios y los astilleros cerraran sus puertas para siempre en virtud de las crónicas de una muerte anunciada y calculada, pero ellos siguen prometiendo puestos de trabajo y remontada que más bien suena a remonta jerezana sobre derechos laborales. Más basura y mugre que en las calles isleñas.

Trileros y malabaristas recorren pueblo a pueblo mercadeando mentiras, a la caza del voto que les mantengan bipartidismos y sueldos trimileuristas o cuatrimileuristas libres de polvo y gastos, que la teta de nuestros impuestos es golosa y deseada… ¡Cuanta miseria la de estos politiquillos mendigos de papeletas! ¡Cuánto daño están haciendo al noble oficio de la política! ¡Cuánto menoscabo a la credibilidad, a la honradez y a la seriedad!

Pero de qué preocuparse los isleños, si hoy la carga isleña ya se enseña en nuestros colegios y mañana nuestros hijos aprenderán en la universidad la otra carga, la policial, de qué preocuparse los isleños de las colas del SAE, si ya tenemos las colas para los abonos a los palcos de la carrera oficial, que también es de prepago, de qué preocuparse por el estado de nuestras barriadas, si ya lo hace el nene romero con sus panfleto-encuestas con su foto incluida, de qué preocuparse…

Pues eso, que ellos ya velan por nosotros y nosotros a lo nuestro, que aunque se acaba la cuaresma ya mismo estamos de capirotes y túnicas, de incienso y cervecita a la luz de la luna.