A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

1 de julio de 2012

Robo, expoliación y saqueo al ciudadano.


Ya hace mucho tiempo que mi abuela y mi madre me lo explicaron, después lo he podido ir entendiendo y comprobando y hoy está más clarito que nunca, pero me da a mi, que mis paisanos de La Isla y muchos, allende el Puente Zuazo, o no terminan de enterarse o simplemente prefieren acatar sumisamente: Este sistema se basa en la explotación de la inmensa mayoría de hombres y mujeres para que unos cuantos hombres y mujeres vivan de puta madre, se basa en la acumulación y concentración de los recursos en unas cuantas manos.

Ya estoy hasta el moño de que nos quieran hacer sentirnos culpables, “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, nos dicen, “No se puede gastar más de lo que se tiene” nos repiten, “Tenemos que afrontar juntos esta crisis”, cacarean, pero los muy cabrones amnistían a los defraudadores, se sacan de la manga cientos de millones para los bancos, nos imponen por la fuerza sus “Planes de Ajuste”, nos suben los impuestos cada tres días, comer, vestir, la luz, el agua, el butano, los medicamentos son cada vez más, artículos prohibidos y los servicios y prestaciones son menos y de peor calidad.

Y la cuestión no es que no haya dinero o que estemos en crisis, las crisis se las inventan e imponen cada vez que necesitan reajustar el sistema de su voracidad, la cuestión es que esos cuantos que viven a costa de explotarnos han decidido que estábamos acumulando “demasiados privilegios” y “demasiados derechos”, que tenían que acabar con lo que ellos mismos llamaron “El estado del bienestar”, decidieron imponer con más descaro que nunca, el robo, la expoliación y el saqueo al ciudadano, al contribuyente como dicen ellos, que para eso somos los que “contribuimos” mientras ellos se reparten el mundo.

Loaiza y Romero, satrapillas locales, zampabollos acomodados, siguen al dictado las instrucciones dadas de sus jefes gavioteros, que a su vez las reciben, sumisos y obedientes, de los mercados y de los mercaderes, mientras que, en una campaña mediática sin precedentes desde Goebbels, aplican la Doctrina del Shock, para convencernos a la sumisión, al acatamiento resignado, al aborregamiento.

Tanto hipnotismo, tanta adición y vicio, tanta vanidad pueden resultar de tener coche oficial, presidencia, poder para decretar, fotos y titulares, cuatro o cinco mil al mes, que por esa mierda de estatus son capaces de vender a su propia madre, de mentir como bellacos, de romper compromisos y promesas, de traicionar, de saquear y regalar el erario a palmeros… pues si, algunos hombres pueden ser un lobo para el hombre pobre y una cucaracha ante el hombre rico.

Y a todo esto, mis paisanos de La Isla y muchos, allende el Puente Zuazo, o no terminan de enterarse, o prefieren no enterarse o sencillamente los Goebbels no les permiten enterarse, pero más grave aún es el papel de sumisos colaboradores de esos que dicen representar a los vecinos, a sus asociaciones y a su federación que inexplicablemente guardan en lo más profundo de un cajón sus estatutos y su ideario a cambio de un plato de lentejas y un lugar en las fotos de portada.

Pues eso, que a la mierda la crisis, las subidas de impuestos y el saqueo, que para que quieren los de la plataforma por el uso civil del hospital cartelitos en las ventanas, si ya no caben con tanta banderitaspaña y… ¡campeones, campeones, oheee, oheee! Y a esperar la procesión del carmen