A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

12 de febrero de 2009

El silencio de los corderos


Así es, amigo Pedro, después de todo un rosario de graves acusaciones y denuncias, aquí nadie responde, nadie sabe ni quiere saber, solo un descarado intento de pasar un estupido velo, de taparlo todo con cartelitos cofradieros o con anuncios de próximas obritas y celebraciones… Un sepulcral silencio de corderos.

Aunque solo tengamos veinticuatro policías locales al dia, el ratio por habitante más bajo de la provincia, es decir ocho por turno y que algunos de los ocho tengan que ejercer de taxistas para los concejales del gobierno, aunque alguno de los ocho tengan que “guardar” las obras del Invifas como guardas jurados y mientras tanto el trafico y el aparcamiento son un autentico caos; aquí no pasa nada, aquí la seguridad ciudadana no le importa al bipartito.

Aunque nos cobren sobretasas ilegales en el alcantarillado, aunque la Tesorería reconozca irregularidades en la empresa concesionaria, aunque la mayoría municipal del bipartito PA/PP no son capaces de sacar Presupuestos para este año, a pesar de la segunda subida injustificada de impuestos, muy por encima del IPC… Aquí lo que importa son los fastos, la charanga y pandereta, la comparsita…

Mientras que tu y unos cuantiaos mas, reclamáis explicaciones y plenos extraordinarios, exigís participación ciudadana, atención a las necesidades de las barriadas… ¿Dónde está el resto? ¿Dónde están los Casco históricos, los antitranvia, los comerciantes, los reclama-subvenciones…? Quizás estén todos en el parque los patos, alrededor de un banquito, esperando a que Debernardo, como un jubilado más, saque la bolsita de las migas de pan y empiece a repartir cachitos de subvenciones y promesas.

Así es, amigo Pedro, ya te dije en alguna ocasión que mientras no luzcas, como ellos, chaquetita y corbata en misa de doce, seguirás predicando en el desierto; aquí solo el silencio de los corderos.