A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

9 de enero de 2011

Un premio irónico y humillante


No se que pensarían mis paisanos si esta servidora se sacara de la manga un “Premio Anual a la Limpieza Pública” y se lo entregara al dueño del perrito que mas caquitas deja sin recoger en las calles del barrio, seguramente pensaran que estoy majara y los mas benevolentes dirían que he creado un “Premio Limón” con ironía.

Me entero que el Club Internacional de Prensa CIP, presidido por Doña Carmen Enríquez, (periodista y escritora corresponsal ante la Casa Real durante casi dos décadas. Autora del libro "Tras los pasos del Rey" y coautora de “Doña Sofía. La Reina Habla de su vida” y “Los Príncipes, preparados para reinar) ha premiado a las entidades públicas y privadas promotoras del Bicentenario de las Cortes y Constitución de Cádiz de 1812, por su defensa y apoyo a los medios de comunicación, aunque los titulares digan “por defender la libertad de expresión”.

Y como era de esperar, el que preside los plenos, el que continuamente hace apropiación indebida de los merecimientos ajenos para venderlos como propios se ha dado patadas en el trasero para mostrar su satisfacción por este galardón ya que “en primer lugar, en La Isla nació la libertad de imprenta, asociada a la libertad de expresión, opinión y prensa” algo que el está pervirtiendo desde que heredó el bastón de mando.

Pero volviendo a la reflexión inicial, resulta cuando menos irónico que se premie lo que parece obvio, que se otorgue un galardón a quien cumple con su obligación; Es lo mismo que si premiáramos a un empleado de la limpieza por barrer la calle o a un policía local por hacer su turno de guardia o felicitáramos al alcalde por arreglar una acera… La libertad de prensa, la libertad de expresión y opinión es un derecho constitucional y velar y apoyar su cumplimiento es un deber de todos y todas y no algo excepcional. Solo faltaría que las instituciones que han promocionado el Bicentenario no defendieran y apoyaran, aunque solo fuese formalmente un derecho constitucional.

No es la primera vez que estos sucedáneos de políticos y sus comparsas pervierten conceptos y prostituyen valores, se apropian de ellos y los desnaturalizan, los descafeínan y los convierten en camisetas o en spots publicitarios o los comercializan para su rédito político.

Una ya está hastiada de ver como han desdibujado, utilizado y comercializado a Blas Infante, de ver la hipocresía al nombrar calles y ambulatorio a Cayetano el medico, mientras a Cayetano alcalde lo mantienen enterrado en una fosa común abandonada, de ver a un sátrapa creando un "Foro de Ciudades por la Libertad" o inaugurando un monumento a la libertad de expresión, mientras persigue, acosa e impide ese derecho a los que le critican o le exigen responsabilidad, de ver a Teofila, discípula de Fraga, otorgando el primer “Premio a las Libertades” a un violador de los Derechos Humanos como el presidente Uribe.

Pues eso, que resulta irónico y humillante que D. Manuel, Teo y Pizarrito recojan un premio por “por defender la libertad de expresión” de manos de un Club habituado a manipularla (véase la composición de su Junta Directiva: http://www.clubinterprensa.org/paginas/junta-directiva-del-club-internacional-de-prensa)