A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

5 de diciembre de 2011

Los votos y los pactos no caen del cielo

Las banderitas presagiaron el Pacto Infame II

Estoy impaciente por oír los argumentos que Loaiza y su vocero Daniel esgrimirán a partir de Enero, cuando papapitufo sea el gobernador general del reino y el paro siga subiendo, será todo un espectáculo escuchar a quien le echan la culpa, a partir de Marzo cuando el señorito Arenas se convierta en el amo del cortijo andaluz y en La Isla se hayan superado los 13.500.

Pero la traca final, será ver las caritas de los cañaíllas cuando las gaviotas estén en los tres “gobiernos amigos”.

Y es que mientras “la crisis”, ese fantasma que recorre Europa, asustando a curritos y curritas, alentándonos a asumir con sumisión los dictados de “los mercados”, obligándonos a cargar con el peso de la recolocación de capitales y la destrucción de lo que ellos llamaban “el estado del bienestar”… ellos, los pitufos de La Isla y parte del extranjero, nos decían y nos dicen oportunistamente, que todo era obra del diablo socialista; Ahora, cuando todos “los expertos y analistas” nos dicen que la crisis y sus recortes van a durar hasta el 2015, ahora que los mandamases de los empresarios, los banqueros y sotanillas, se frotan las manos de regusto, sabiendo que durante el primer año de la Era Mariana, se acabará la negociación colectiva y sectorial, que los salarios serán más míseros que nunca y que se acabaron los derechos de los currantes… ahora, ¿Quién tendrá la culpa?.

Dice el señorito Daniel en todas sus homilías plenarias, que aquí gobiernan ellos, que pa eso tienen más votos y que pa eso reinventaron el Pacto Infame, para imponernos su desconocido programa, que pa eso los cañaíllas les hemos renovado nuestra confianza en las generales y pa eso les auparemos al cortijo andaluz, séase, que ellos entienden que se les ha regalado patente de corso para hacer lo que les salga de la entrepierna…

Quizás tengan razón, los votos y los pactos no caen del cielo, se los damos y se los permitimos y ellos los toman como corona absolutista, como látigo cortijero, como escritura de propiedad de la satrapía.

Ya, el dueño del erario, el contable mayor, el señor de los números, Raposin para los amigos, tiene preparado los presupuestos para el doce, los aprobaran inicialmente por la gracia del rodillo de los trece el dieciséis y gracias a la “austeridad” con dos millones menos que el vigente. Veremos en donde han metido las tijeras; seguramente que ni en beaterios ni en pachanguitas.

Pues eso, que mientras ellos seguirán culpando a los demonios para justificar que en La Isla necesitaremos cinco comedores pannuestros y una docena de Cáritas, nosotros a lo nuestro, a montar el belén y a misa de doce.