A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

12 de enero de 2009

No nos quedemos mas tras los cristales…


Ayer, cuando venia en el autobús, de regreso a La Isla después de la manifestación en solidaridad con el pueblo palestino, se me vino a la memoria algo insólito que presencie hace unos meses; serian las cinco y media mas o menos, me tomaba un café junto a la ventana de la cocina y vi atónita como un pájaro del tamaño de una paloma domestica, de color pardo y el pico amarillento, se posó sobre una jaula que mi vecino tiene en el balcón de enfrente y en cuestión de segundos las plumas del canario volaban a manojos y el pájaro pardo se marchó con restos del canario en el pico… Fue tan rápido que nada pude hacer por espantar al bicho o avisar al vecino. Mas tarde me enteré que aunque no es frecuente, a veces, ciertas rapaces de pequeño tamaño, se acercan a las poblaciones y atacan a las aves domesticas para alimentarse pues cada vez lo tienen más difícil en su hábitat natural por la presión del hombre sobre el medio ambiente. Salvando las diferencias, este incidente me ha hecho encontrar paralelismos con la masacre del pueblo palestino. El gobierno israelí, desde hace décadas, le ha arrebatado el territorio al pueblo palestino, le ha encerrado en una jaula con barrotes en forma de muro, lo ha expoliado, le ha picoteado las plumas de su libertad y ahora intenta exterminarlo con esta brutal matanza de inocentes y todo bajo la mirada impasible de algunos y la complicidad de otros gobiernos que se autodenominan democráticos… Mientras, la gente sencilla, los ciudadanos y ciudadanas asistimos impotentes y atónitos, tras los cristales de la cocina, tomándonos un café, a tan larga y desesperante carnicería. Hoy, los telediarios, la guerra en directo, nos ha despertado un poquito y ante la convocatoria, muchos hemos salido a manifestar nuestra repulsa, muchos hemos querido espantar al bicho y avisar al vecino, para que ese pájaro voraz, de color pardo, con el pico amarillo, que se llama gobierno israelí, no siga engullendo el territorio palestino, no siga descarnando un pueblo inocente… El ave rapaz que se comió el canario de mi vecino, quizás tenía argumentos y razones convincentes y necesidad de hacer lo que hizo, pero esa otra ave de rapiña, la sionista, no tiene ninguno, humanamente admisible, para este crimen. Nosotros, los atónitos ciudadanos, ante esta y ante cualquier otra guerra, ante cualquier otra barbaridad, no nos quedemos mas tras los cristales, tomándonos un café y salgamos a la calle, cuantas veces sea necesario y gritemos hasta rompernos la garganta, ¡Basta ya! Y paremos el genocidio, todos los genocidios. Un fuerte abrazo desde este Lugar de La Ponte que llegue hasta Gaza a lomos de una paloma de paz y esperanza.