A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

15 de marzo de 2009

Multa de 590 Euros y dos años sin carné: El precio de una vida

Este es y será, para siempre, mi amigo Julio


Este es el veredicto, esta es la sentencia de un juez…

Durante el juicio, los dos agentes de la policía municipal que realizaron el atestado, declararon que Miguel Ángel, “el inculpado” circulaba a 45Kms/hora más de lo permitido y señalizado en el tramo, 105 en vez de 60, que Miguel Ángel “el inculpado” invadió el carril contrario alcanzando fronto-lateralmente al vehículo que conducía Julio, que a Miguel Ángel “el inculpado”, cuando fue atendido por los agentes, le olía pronunciadamente el aliento a alcohol, 0,95 según la analítica efectuada en el hospital casi tres horas después del accidente y ratificado por el informe del perito analista del hospital…
Estos y otros extremos, probados y ratificados por peritos y testigos, fueron negados y contradecidos por Miguel Ángel el inculpado durante la vista oral, incurriendo así en delito de falso testimonio…

Julio, con 21 años, acababa de terminar su carrera de ingeniero naval, se dirigía a su puesto de trabajo, pero nunca llegó, porque esta “negligencia” de “Miguel Ángel, el inculpado” acabó con su vida instantáneamente; los padres de Julio, su hermano de 18 años, su familia, su novia, malviven con esta pesadilla y con el inconmensurable dolor de saber que Julio no les será devuelto, porque una “negligencia” se los arrebató para siempre…

Hoy, dos años después, el representante de la ¿justicia?, el juez, ha dictado sentencia: 590 euros de multa y dos años sin carné de conducir, que ya Miguel Ángel tiene de nuevo pues han pasado dos años y le ha sido devuelto…

Ese es el precio que “Miguel Ángel, el exculpado” ha pagado por su falta de “negligencia”, ese es el precio puesto por la justicia.

Pero ¿Cuánto le costó a Julio ir a su trabajo? ¡Toda una vida por vivir! Y ¿Cuánto les ha costado a sus padres, a su hermano, a su novia, a su familia? ¡Toda una vida conviviendo con el dolor, la rabia, la impotencia por la perdida de Julio!... 600 Euros por una vida.

Yo no voy a juzgar a “Miguel Ángel, el exculpado”, yo no voy a juzgar a la justicia, pero la rabia, el dolor y la impotencia que siento en estos momentos, me impulsan y obligan a exclamar:

¡Mierda, para algunos la vida no vale nada!
¡Basta ya, hijos de puta!

2 comentarios:

The root of all evil's dijo...

En españa sale muy barato matar, el pasotismo y la dejadez del sistema, no hay palabras para describir el odio que siento, un policia que un domingo por la mañana pasa de hacer su trabajo y un tecnicismo legal deja un acto como este impune, siento asco de ser español, mi hermano siendo militar toda su vida sirbiendo a este mierda pais y el pais y su justicia de mierda le da la espalda.

Alba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.