A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

21 de marzo de 2010

Ellos se creen de otra pasta, pero no somos tontos.

Ellos se creen de otra pasta, parece que su reino no es de este mundo; ellos se creen dioses, que desde su olimpo controlan vidas y haciendas, pero cuando, como a Ícaro, se les quemen las alas, se darán contra el suelo de bruces… ¡tiempo al tiempo!


Para ellos se acabó la legislatura, para ellos con tres añitos basta y ya están en clave electoral, Arenas movió ficha, sus indicadores y encuestitas le marcaban el camino, deja en la cuneta a su otrora útil peón que ya está quemada por pactos vergonzantes, traiciones y servilismos al sillón mangado y pone en escena al mercenario político, el mismo que inició el caos en las cuentas y legó sillón y desfase económico al buena gente y ahora estaba esperando ofertas…”.
Verdad o circo, realidad o globo sonda, lo cierto es que es una posibilidad que intenten arrastrar votos con el populismo y el beaterio de Morenito; A falta de pan en las filas peperas, buenas son las tortas que el ex alcalde andalucista pone en almoneda.

Mientras, el enfadado sucesor, el cara de acero, llama traidor y se siente decepcionado con quien le encumbró a delegado de las cuentas y al sillón del trono y falto de ética y vergüenza, aguanta sin inmutarse, acto tras acto, foto tras foto, los gritos de alcalde dimisión, pose tras pose, escritos y cartitas, panfleto tras panfletos, sigue desesperadamente, intentando convencer de sus manos limpias, de confabulación judeo-pesoista, de su irresponsabilidad política.

Tampoco, deja de ser chocante la actitud de los Cabañas y compañía, Fernandino entra al trapo de la guerra de panfletos y mientras el alcalde les insulta, ellos nos informan de lo que ya sabemos, nos han robado la caja y el alcalde es el responsable político… nada más viejo que una noticia de hace un año.
Pero no nos informa, a pesar de su línea directa con Sevilla y Madrid, de la desesperante lentitud en la instrucción del sumario, del Informe de la Cámara de Cuentas que nunca llega, de los, a todas luces, escasos medios de la jueza instructora… La Isla, su ayuntamiento, su desfondada caja, les merece menos importancia que los trajes de Camps o el caso Gurtel, esto es una isla perdida en el sur. Cabañas sigue apretándole las manos y abrazando a Debernardo en la puerta del Teatro, el Teatro del teatro.

Pero, desde sus tronos, desde sus soberbias, desde sus olimpos, desde sus miradas por encima del hombro, desde sus campañas, desde sus poses… se olvidan de un pueblo que reclama, de un pueblo que necesita, de un pueblo de casi 12.000 parados, de un pueblo sucio, de un pueblo en eternas obras, de un pueblo de barriadas abandonadas.

Pero lo mas importante, se olvidan de que dentro de un año, este pueblo irá a las urnas y este pueblo hablará y este pueblo verá dioses caídos, dioses derrotados con olor a alitas quemadas, porque este pueblo, como decía el presidente de Olmo, es pobre, pero no es tonto.