A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

10 de abril de 2010

Palabra de bruja


Uno de mis “anónimos amigos”, uno de esos sin nombre que a diario me envían sus casi telepáticos mensajitos, bien o mal intencionados, a veces como piropo, a veces como exabrupto, me calificaba ayer de ¡Bruja!
El hombre acababa de leer mi anterior escrito donde vaticinaba el color y el gesto de nuestros desgobernantes cuando los palcos de la carrera oficial se hubieran desmontado y se hiciera público que la Cámara de Cuentas había terminado su Informe.
Tendría que decirle a mi anónimo “admirador” que, a veces, no es necesario tener una bolita mágica o volar en una escoba… basta con saber poner bien orientado el oído o tener “amigos hasta en el infierno”, máxime cuando las malas noticias corren más que la electricidad.

Pues bien, lo cierto es que como decía en mi premonitorio de la semana pasada, el olor a velas se ha disipado y ahora comienza el velatorio; gota a gota, el informe de La Cámara irá poniendo de manifiesto desde cuando, quienes y como, se fueron comiendo las uvas de nuestro erario, pero sobre todo, quienes, como y cuando, no cumplieron sus obligaciones, no controlaron, omitieron o simplemente estaban tomando café mientras los cacos hacían su trabajo durante muchos años hasta alcanzar los ocho millones de euros. ¡Mucho café!

Asistiremos al lamentable espectáculo de ver como algunos, con lagrimas de cocodrilo, se escudaran en confabulaciones y en tramas urdidas para el acoso y derribo, (que en estos casos son muy socorridos), veremos a otros, frotarse las manos, al ver al enemigo electoral hundido y desarmado y sintiéndose ya en el sillón de la alcaldía.
Posiblemente, aliados y defensores de sillones y sueldos, tornaran sus discursos de apoyo y justificatorios, por rupturas y expresiones de “nos sentimos engañados…y nos divorciamos”.

Quizás podamos también ver como los isleños e isleñas, cada vez más cabreados, se multipliquen por mucho y salgan a la calle a exigir responsabilidades y quizás también la magnitud y consecuencias del robo, les convenza de que tenemos que salir a la calle como si de la magna se tratara.



Pero para la bruja, vuestra servidora, lo realmente triste, lo verdaderamente preocupante, lo que únicamente nos debería de interesar como ciudadanos, es la autentica situación económica de nuestro ayuntamiento, de cuanto disponemos, o peor aún, cuanto necesitamos para normalizar la situación, hasta cuanto y hasta cuando tendremos que seguir pagando intereses a los bancos, hasta cuanto y hasta cuando tendremos que pagar indemnizaciones a los sufridores de los escarnios municipales, cuando podremos contar con Presupuesto para poder tener un modelo de ciudad, un proyecto viable de ciudad, esa ciudad Diez que nos vendieron con queso.

Me temo que si la Justicia, aparte de hacer justicia, de camino no encuentra el dinero o consigue que los responsables lo repongan, nuestra Isla vivirá una larga travesía del desierto que durará muchos años.
La Isla tendrá que ser declarada “zona catastrófica”, Palabra de bruja.

2 comentarios:

Ignacio Bermejo dijo...

Mi querida amiga, es cierto que algo de bruja debes tener, porque las brujas siempre fueron aquellas mujeres que, adelantadas a su tiempo, supieron hacer de Pepito Grillo al poder absoluto que les toco vivir en suerte. Sirvieron de conciencia, fueron el espejo donde esos anacrónicos gobernantes se miraron, se vieron y se asustaron hasta el punto de quemarlas, como si aquellos espejos fueran los culpables de sus pecados. Yo te admiro, que lo sepas, porque es duro decir la verdad de esta manera tan pura como tu lo haces.
Tras leerte, he pasado por una tienda de regalos que hay en la calle Rosario, cerca de la confrontación con Colon, frente a Frutos Berta. Allí vende unas pequeñas brujitas de cristal a 10 euros que son preciosas. Al verlas, me acorde de ti y de tus valientes artículos. Cómprate una de mi parte. Te lo mereces. Que nadie te acobarde. Que nadie te calle nunca. Un beso.

daalla dijo...

Yo también opino que lo de "bruja" debes tomarlo como un piropo, pues fueron mujeres libres que cuestionaron al poder, tanto civil como religioso, poniendo en tela de juicio la doctrina oficial. Hacen falta muchas "brujas" como tú que no tengan miedo a los inquisidores.
Besos.