A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

25 de octubre de 2010

Por fin, aire fresco


Ya iba siendo hora, por fin abre una la ventana y un soplito de aire fresco nos golpea la cara, nos hincha los alvéolos de oxigeno limpio y nos deja un regusto a salina blanca; ¿Será verdad que la honestidad vuelve a casa?

Esta Isla de mis entrañas hacia tiempo que me tenia “tocá” de los nervios, y es que tanta basura acumulada, tanto hastío, tanta desvergüenza y mediocridad de políticos, tanta pasividad y oscurantismo podía aburrir hasta al paciente Job; estaba hasta el moño de ensuciar el lápiz y el coco escribiendo y describiendo, semana tras semana, la insufrible realidad de esta ciudad; y no es que la cosa haya cambiado de un día para otro, pero un rayito de esperanza, un granito de arena en este desierto, me ha devuelto la alegría y la agradable sensación de que la honestidad ha regresado para quedarse.

Hacia dos o tres años que le seguía la pista, que leía atenta sus propuestas, que le adivinaba recorriendo barriadas, hablando con sus gentes, portavoceando sus quejas, abanderando sus reivindicaciones, ejerciendo de currante… pero tal como está el patio, no terminaba de creerme que fuera cierto, no terminaba de fiarme y es que nos han vendido tanta humo, nos han engañado tantas veces que no se puede abrir las ventanas así como así.

Pero por fin, aire fresco; el no lo sabe, pero le he podido mirar a los ojos, y una más entre el numeroso publico que le arropó en su presentación le dí la mano, le felicité convencida y es que este tío me inspira confianza, me resulta cercano y sincero: Espero no equivocarme pero creo que la honestidad ha vuelto a casa, espero no equivocarme pero creo que llega para quedarse.

Pero ¡ojo! que los buitres no se han marchado, el incienso y la carroza aún procesionan, la palabra fácil y estéril sigue sonando en plenos y despachos, los voceros siguen repartiendo promesas y la charanga y la miseria pululan por nuestras calles… ¡Ojo, Pedro! que muchos se están poniendo nerviosos, los celos envenenan sus cortas neuronas, han olido a carne fresca e intentaran con todas sus fuerzas frenar en seco esta ola de esperanza, este intento de romper las barreras, este conato de devolver libertad, esta posibilidad de que entre luz en la sala capitular; te pondrán zancadillas, te insultaran, inventaran y urdirán, te buscaran con lupa una mancha en la camisa.

Pues eso, no nos falles y no te fallaremos, pisa fuerte y decidido, y como tu mismo dices, la mejor campaña es seguir haciendo lo que hacéis, estar con La Isla y para La Isla, y cuídate de los dardos envenenados que con toda seguridad ya te están preparando.

Por fin me queda la sensación de no haber ensuciado el lápiz y el coco, esta semana me queda la agradable esperanza de que la honestidad haya regresado.

1 comentario:

María dijo...

Me alegro.
¡Que sea para bien!