A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

17 de julio de 2011

Tengo una pregunta para usted, señor alcalde

Loaiza: "De Bernardo es un tramposo"

¿Por qué ha pactado usted con un tramposo que incumple la ley, hace denuncias falsas, no cumple con los ciudadanos, es poco de fiar, ha perdido casi ocho millones de euros y no acata a la junta electoral?

Esto es lo que usted pensaba de Manuel María Debernardo diecinueve días antes de las elecciones municipales, esto es lo que usted manifestó en los medios de comunicación y muy pocos días después usted y el “tramposo” protagonizaron la resurrección del Pacto Infame.

(Hemeroteca: http://www.lavozdigital.es/cadiz/20110503/local/san-fernando/bernardo-tramposo-todo-esta-201105031340.html)


Este es el mismo cortijo, con los mismos capataces y con los mismos manijeros solo que ahora, Loaiza es el señorito y ahora, el es la ley, la ley del Si o Si y si no, pregúntenle al colectivo de mariscadores sobre como interpreta el nuevo alcalde la ley y como la aplica, o pregúntele a CxSF y a IU, como interpreta los reglamentos y como los aplica, pregúntenle al movimiento vecinal como interpreta la participación ciudadana y como la aplica, pregúntenle a los vecinos por el concepto que tiene de la limpieza publica y como la aplica, pregúntenle a la oposición por el concepto de transparencia que tiene y como la aplica… podríamos, todos y todas, hacerle al alcalde un sinfín de preguntas sobre lo que entiende por “la estabilidad” de La Isla, pero sobre todo podríamos preguntarle ¿Por qué pactó usted con los tramposos?

Tendría el Señor Loaiza que amonestar a su nuevo jefe del gabinete de prensa, o al que siempre le acompaña cámara al hombro, al que no se sabe si nombró a dedo o por decreto, el que perdió su silla de concejal, el monseñor que dice ser periodista, que repase las hemerotecas y le advierta a tiempo de lo que dijo antes para que ahora no meta la pata.

Pues resulta qué, mientras el Señor Nieto, durante el añito que duró la aparente ruptura del Pacto, apareció en los plenos como el adalid de los mariscadores, aprobó por dos veces la subvención al colectivo, se retrató ante los medios en su defensa y apoyo y criticó la falta de sensibilidad del “tramposo” exalcalde con la asociación; Hoy, su jefe dice que lo que antes era bueno ahora no cumple la ley, su ley.

Resulta qué, cuando en la investidura, el señor Loaiza, tendía la mano a la oposición, les prometía transparencia y austeridad; Hoy les niega medios para ejercer su trabajo, les niega estar en órganos de control y les atornilla con recortes políticos y económicos mientras que al “tramposo” no electo y ahora su primer teniente de alcalde le pone a su disposición algo mas de cien metros cuadrados de despachito oficial en la esquinita de Isaac Peral y otras cositas.

Resulta qué, hoy los isleños comprobamos que cada día, la ciudad está mas sucia y abandonada que antes, que ya es decir, resulta que mientras dice en el pleno que tiene intención de cambiar el RPC, nos impone lo que el denomina “concejal de barrio” y que al parecer funcionará como un buzón de sugerencias, resulta que se va a poner a arreglar los alcantarillados por la vía de urgencia, resulta que será mas rociero que la Señora, que los beatones y meapilas dispondrán de mas prebendas y subvenciones que nunca y resulta que las externalizaciones de los servicios y gestión de locales públicos proliferaran como setas (el pleno de investidura en el Teatro, nos costó 1.800 eurazos pues lo gestiona una empresa privada).

Pues eso, que tengo muchas, muchísimas preguntas que hacerle, señor alcalde.