A mediados del siglo XIII comenzó a surgir un poblado en torno al Castillo de San Romualdo, que entonces era conocido como Logar o Lugar de la Ponte, después como castillo de Zuazo y en época árabe como alquería de Rayhana. Alrededor de este ribat y en torno al Real Carenero, atarazana situada junto al Puente Zuazo, se formó la actual ciudad de San Fernando, La Isla

13 de mayo de 2010

Comunicado de Plataforma RESPONSABILIDADES POLÍTICAS YA


La Plataforma RESPONSABILIDADES POLÍTICAS YA, fiel a su compromiso con la ciudad de San Fernando, con todos los foros sociales, con asociaciones y federaciones, con medios de comunicación y con todos los isleños en general, quiere haceros participe de la valoración que hemos consensuado en asamblea celebrada el día 11 de mayo.
En primer lugar manifestamos nuestro asombro por las últimas noticias de la ruptura del pacto entre andalucistas y populares. No es asombro por la ruptura en sí, sino por la indecorosa y lamentable excusa que habéis utilizado para romper el pacto. Nuestro asombro porque después de un año, el partido popular, ha llegado a la misma conclusión que tuvo la plataforma desde el primer minuto de la noticia del desfalco.

La plataforma, que tanto insultos hemos recibido del partido popular isleño, tachándonos de socialistas, de estar manipulados y de tener intereses ocultos, quiere ahora pediros explicaciones y por supuesto exigir disculpas a los integrantes de RESPONSABILIDADES POLÍTICAS YA y sobre todo a los 4000 vecinos que libremente salieron a la calle el 10-D. Un año os ha hecho falta para comprobar que nuestras exigencias eran legítimas, dignas y cargadas de razón. Resulta paradójico que vosotros, los populares, que habéis consentido, apoyado y legitimado al alcalde en el cargo político más importante de la ciudad, seáis los que ahora exijáis el cese en sus funciones del alcalde y de la delegada de hacienda.

Se nos ocurren muchas preguntas:

-¿Porqué la Sra. Pedemonte dimitió de su cargo antes de la ruptura? No nos vale su trabajo exclusivo en el Parlamento Andaluz, pues tenemos una vecina de su mismo partido que sigue compatibilizando funciones.

-¿Porqué no ha sido ella la que pidiera responsabilidades políticas? Fue la Sra. María del Carmen Pedemonte la que ideó, construyó y destruyó este castillo de barro, olvidando, entre otras cosas, las promesas con sus electores.

-¿Cómo sois capaces de pedir ahora el cese del alcalde y, al mismo tiempo, admitir dentro de vuestro partido y barajar como posible candidato popular para las próximas elecciones municipales al Sr. Antonio Moreno Olmedo? Ambos tienen la misma responsabilidad política en el triste tema del desfalco. Ambos, con su dejadez, su incompetencia y su pésima gestión han propiciado que todos los impuestos que hemos ido pagando desde el año 2003 hayan ido a parar al bolsillo de algún desaprensivo que la justicia terminará por poner nombre y apellidos.

Del Sr. Alcalde preferimos ya no decir nada. La dimisión es la salida más honorable, decorosa y digna que puede tener, ya no como político, sino como persona.

La Isla sufre a un alcalde que aún no ha ganado unas elecciones municipales, que no lo quisieron 4000 vecinos el 10-D, que no lo apoya ni siquiera el partido popular, que lo abuchean, que le insultan, que tiene también pendiente con la sociedad las disculpas por haber permitido, con su mala gestión, el desfalco más grande perpetrado a una caja municipal en toda España. San Fernando y los isleños merecemos mucho más.

En el año del bicentenario, todos los partidos políticos en La Isla deben unirse para exigir la dimisión del alcalde, para así dar el prestigio, la dignidad y la importancia que el evento merece. El bicentenario, tan desastrosamente, organizado y gestionado por los andalucistas, sólo ha servido para completar un álbum de fotos personales del alcalde y donde nunca aparece el pueblo como verdadero artífice de la efeméride. El ayuntamiento es un órgano de gobierno municipal que debe ser llevado por personas dignas, queridas por el pueblo, comprometidas con cada problema de la ciudad, solidarias con las personas necesitadas y responsables en la gestión de los impuestos que tanto nos cuesta pagar. Actualmente creemos que todas estas virtudes brillan por su ausencia, convirtiendo la corporación en un circo donde el espectáculo que escenifican resulta lamentable para todos los isleños que exigen un mínimo de cordura y respeto para con los administrados

Por todo ello, seguimos exigiendo RESPONSABILIDADES POLÍTICAS YA. Seguimos pidiendo la innegociable dimisión de D. Manuel María de Bernardo Foncubierta y María de las Mercedes Espejo Martínez.